La fórmula del éxito: Prevenir – Identificar – Restaurar – Mantener

Entre las cosas que nos identifican una buena calidad de vida es una buena alimentación.
Una buena alimentación implica poder comer comidas duras sin disconfort.
Para poder comer comidas duras necesitamos dientes.
Y si son más de 20 dientes, y naturales, mucho mejor.

Apuesta por la prevención

Con los avances en medicina y en calidad de vida nuestra esperanza de vida ha aumentado considerablemente, y España es el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida. Por tanto tenemos que trabajar desde todos los ámbitos para que al llegar a esas edades nuestra calidad de vida sea más que buena.

Visión a largo plazo

En el campo de la Odontología tenemos un ejemplo claro. Cuantos más dientes naturales tengamos, mejor podremos alimentarnos. Además, sumemos la función estética, que siempre hace que nos encontremos mejor. Es por eso que nuestros tratamientos tienen que estar pensados, no solo en lo que implica para ese paciente ahora, sino en qué pasará con nuestro tratamiento a largo plazo.

Por tanto nuestro fin será el de mantener la mayor cantidad de tejido oral duro y blando, y ese, es el fundamento de la Odontología MI (Mínima Intervención / Mínima Invasión).

Pongamos un ejemplo: la caries

En el campo de la caries por ejemplo, tenemos que considerarla como una enfermedad infecciosa crónica en la cual las cavidades son una consecuencia de la enfermedad. Además, antes de diagnosticar la cavidad ha sido una lesión desmineralizada cavitada, y antes una mancha blanca con pérdida de mineral pero no de estructura, y antes una zona de acúmulo de placa. En la OMI (Odontología de Mínima Intervención / Invasión) nos proponemos diagnosticar esas lesiones antes de ser cavitadas para poder tratar y revertir el proceso. ¡Exacto! Podemos retroceder en el tiempo en algunas lesiones y “curarlas”. Y además, podemos definir el riesgo que tiene el paciente para desarrollar esta infección y tomar medidas antes de que lleguen a aparecer.

Diagnóstico personalizado. ¿Qué riesgo de padecer caries tiene ese paciente?

¿Y cómo conseguimos esto? Mediante un cuestionario al paciente con análisis de dieta y hábitos, realizando test salivales, analizando la placa del paciente y incorporando unas recomendaciones de cepillado, de productos remineralizantes y de suplementos, así como unas visitas de mantenimiento y seguimiento.

El objetivo de salud para algunos países es llegar a los 80 años con 20 dientes, ¿lo intentamos?

Dr.Raúl Fernández

GC MI Paste Plus