Reflexiones sobre el tratamiento de la caries profunda en dentición temporal

Dra. Patricia Gatón

Da mucha pena que, con frecuencia, se confunda la OMMI, especialmente en Odontopediatría, como una Odontología de chapuzas, una opción para cuando el niño es complicado, y se te ocurra, “voy intentar eso, de lo que se habla por ahí, porque igual funciona”. Y me refiero específicamente en la eliminación selectiva de la caries.

En primer lugar, la Odontología de Mínima Intervención que pregonizamos evalúa el riesgo de caries individual del paciente y los factores etiológicos, y en función de esa valoración individual, decide el plan de tratamiento. Segundo, no debería hacerse sin una formación adecuada y requiere magnificación. Yo que trabajo mucho con niños, no me quito las lupas (¡mis gafas de Minions!).

Son muchos los autores y los trabajos que aseveran que la eliminación selectiva y controlada de la caries, es una opción menos invasiva y válida para restaurar molares temporales, porque con frecuencia es lo mejor para los niños. Y hablo aquí de molares, porque en anteriores es mucho más fácil y menos arriesgado. Y el objetivo, no es trabajar menos, ni salir de ese niño, o de esos padres complicados, el objetivo es cuidar de la mejor forma a nuestros pacientes y así conseguir adultos sin miedo al dentista y con una buena salud oral.

Cuando vayáis a hacer eliminación selectiva de caries en dentición temporal, tenéis que valorar el riesgo de caries del paciente de forma individual, estar ya, en el proceso de control de ese riesgo, utilizar materiales bioactivos, y asegurarnos de un buen sellado marginal.

En dentición temporal, nunca se hará eliminación selectiva de caries para colocar un composite directo, nunca se deja caries en el margen, la unión amelo-dentinaria tiene que estar limpia, la caja proximal lo mismo.

Si se hace eliminación selectiva, los márgenes de la cavidad tienen que estar en esmalte o dentina sanos, se debe colocar un material bioactivo y luego el material restaurador y sobretodo el paciente no debe tener síntomas ni signos de afectación pulpar irreversibles.

Os dejo un par de fotos que os sirvan de referencia, por si puedo ayudar en algo, a que tengamos mejores resultados cada día. Yo a veces fluyo, y si la decisión terapéutica se toma, porque sea más fácil para nosotros y por no tener problemas, con los padres, me parece una opción válida.  Pero la mejor es la que se toma porque es lo mejor para el niño y en eso, se tiene que incluir el criterio, de que el tratamiento debe ser agradable dentro de lo posible.

diapo-blog-odp

diapo-blog-odp-2